¿Qué son las criptomonedas?

Las criptomonedas son un medio de intercabio digital que se está popularizando rápidamente. Existen hoy en día más de 5 mil criptomonedas diferentes que se pueden comprar y vender. Cada una tiene sus propias características. Pero lo que hace que todas sean consideradas criptomonedas es que se basan en criptografía (que garantiza la emisión y transferencia de las mismas) y que residen en la blockchain. El hecho que se basen en criptografía es fundamental para entender si son o no dinero real, y si realmente son seguras o no. El dinero real se emite y controla por los Gobiernos y sus respectivos Bancos Centrales, ellos ponen marcas de agua y otros controles de seguridad a sus monedas y garantizan su valor. Las criptomonedas no necesitan de ningún Banco Central ni de nadie que garantice nada, ya que su garantía es matemática. Así, como se puede verificar que 3+4 es igual a 7, y nunca podría ser 2 o cualquier otro número que no sea 7, se puede saber si una criptomoneda es real o no.

Esto es muy bueno, ya que elimina el factor humano en el control de las mismas, elimina la corrupción y el fraude (solo del aspecto tecnológico). Pero también elimina el poder que le otorga a un gobierno controlar la moneda. Y es por esto último que las criptomonedas no son dinero real. Esto no quita que en un futuro no muy lejano desaparezcan los billetes físicos y el dinero real controlado por gobiernos pasen a ser algún tipo de cripotmoneda. El hecho de ser criptomoneda no es lo que hace que sea o no dinero real, sino que son los gobiernos y sus regulaciones los que dicen qué es o no dinero real.

No obstante, las criptomonedas son bienes de intercambio que se usan como si fuesen dinero real. Son bienes digitales que pueden identificarse como únicos y que pueden usarse para cambiar por otros bienes o servicios. Así como antes de que existiera el dinero habían bienes de intercambio que se usaban como el referente en el comercio, la sal es un caso, hoy en día se puede usar las criptomonedas para comprar casi cualquier cosa. De hecho, ya hay criptomonedas que las usan dispositivos para comprar cosas u otros dispositivos. Como puede ser una heladera que compre en un supermercado las cosas que le hacen falta con criptomonedas.

Por qué usar criptomonedas y no dinero real, por tres razones importantísimas. Primero porque las comisiones de las transacciones son ínfimas comparadas con las transacciones del dinero real (encarecidas por bancos o entidades financieras intermediarias). Segundo por la rapidez de las transacciones, si bien pueden tardar de segundos a horas, las transferencias internacionales duran días. Y por último por el hecho de que se pueden “transportar libremente” ya que en realidad no se transporta el dinero, sino una clave que permite acceder al mismo.